Saber Más

El SDA es una condición de persistente falta de atención y/o hiperactividad. La falta de atención produce dificultades en al menos dos ámbitos, los que pueden ser los estudios y el trabajo.

En nuestra vida cotidiana, a veces podemos tener una experiencia que nos sobrepasa, que nos asusta y que escapa a nuestro control. Podemos encontrarnos en un terremoto,  ser víctimas de un asalto o presenciar un accidente. 
La cantidad de horas que se necesita dormir varía según la persona y la edad, siendo el promedio de 8 horas, una cantidad muy distinta al promedio de horas que duerme un universitario. Algunas personas quedan bien con 6 horas y otras necesitan 10, pero lo importante es cómo la persona siente que es su sueño más que la cantidad de horas que duerme.
Como estudiantes universitarios, todos estamos familiarizados con la experiencia de la soledad. Debido a que cada individuo es único, todos tienden a sentirse solos en condiciones diferentes. Por ejemplo, algunos se sienten solos cuando se sienten excluidos de las actividades de grupo, otros cuando se ven privados de las relaciones más íntimas, etc.
Si bien los hijos de padres separados pueden no estar pensando en eso constantemente, sus vidas están influenciadas por este hecho. Una separación siempre afecta de alguna u otra manera al hijo(a) y deja efectos permanentes en sus vidas.
El estrés es una parte normal de la vida, especialmente en períodos de cambio e incertidumbre. Se trata de una respuesta a algo que se percibe como un peligro.
La confianza en sí mismo es una actitud que permite a los individuos tener una visión positiva acerca de ellos mismos.
Muchos mensajes de nuestra sociedad actual promueven la idea de que tener un cuerpo perfecto garantiza la admiración y aprobación del resto.
¿Sientes a menudo que los demás te presionan a pensar como ellos? ¿Te es difícil expresar tus sentimientos negativos o positivos abierta y honestamente? ¿Pierdes a veces el control y te enojas con gente injustificadamente? Un “sí” a cualquiera de estas preguntas anteriores, puede ser una expresión de un problema común, conocido como “falta de asertividad”.
La fobia social es un miedo intenso de llegar a sentirse humillado en situaciones sociales, especialmente de actuar de tal modo que nos coloque en una situación vergonzosa frente a las demás personas. Frecuentemente hay factores hereditarios, también puede estar acompañada de depresión o de consumo de alcohol. La fobia social generalmente comienza alrededor del principio de la adolescencia  o aún antes.

Unidad de Apoyo Psicológico