La confianza en sí mismo

La confianza en sí mismo es una actitud que permite a los individuos tener una visión positiva acerca de ellos mismos.
Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

Las personas con baja confianza en sí mismas  dependen excesivamente de la aprobación de los demás para sentirse bien con ellos.  Tienden a evitar los riesgos  ya que tienen miedo a fracasar.  En general, no esperan ser exitosos  o que les vaya bien. En contraste, las personas confiadas en sí mismas están dispuestas a ser desaprobadas por los demás  porque confían en sus propias habilidades. Tienden a aceptarse  y sienten que no deben complacer a otros para ser aceptados.

La confianza en sí mismo no es necesariamente una característica general que abarque todos los aspectos de la vida de un individuo. Frecuentemente, una persona puede sentirse confiada en algunas áreas de su vida (por ejemplo, en lo académico) mientras que en otras áreas se sienten poco confiados (por ejemplo, en relaciones sociales).


¿Cómo se desarrolla la confianza en sí mismo?


Muchos factores están relacionados con un adecuado desarrollo de este aspecto. La actitud de los padres es uno de los factores que influye en los sentimientos que posteriormente tienen los hijos de sí mismos. Cuando los padres proveen  suficiente apoyo a los hijos, promueven el desarrollo de sentimientos positivos y confianza en ellos.

La falta de confianza en sí mismo no necesariamente se relaciona con falta de habilidad. Más bien, es el resultado de centrarse en expectativas poco realistas y en los estándares de los demás. Los estudiantes examinan sus valores, desarrollan su identidad y además son particularmente vulnerables a la influencia de los pares y los valores sociales.


Creencias que influyen sobre la confianza en sí mismo


Las personas pueden desarrollar diversas creencias que pueden interferir en la confianza en sí mismos, algunas de ellas son positivas y otras negativas. A continuación se presentan algunos ejemplos, cada uno con una creencia alternativa:
  1. Creencia: “Yo debo sentirme siempre amado o aprobado por las personas significativas en mi vida”.

    Creencia alternativa: esto es una meta poco realista y poco sustentable en el tiempo. Es más realista desarrollar estándares personales y valores que no dependen completamente de la aprobación de los otros.

  2. Creencia: “Debo ser competente y debo alcanzar el éxito en todas las áreas que son importantes en mi vida”.

    Creencia alternativa: Nuevamente es una creencia poco realista, inalcanzable y sugiere que el valor personal está determinado por  los logros. Si bien los logros los puedes realizar, esto no te hace más o menos valioso. Es más, el valor de cada persona es una cualidad inherente al ser humano.

  3. Creencia: “Mi pasado sigue siendo importante y siento que controla mis emociones y comportamiento en el presente”. Creencia alternativa: Si bien tu confianza fue especialmente vulnerable a influencias externas durante tu infancia, ahora que ya eres mayor puedes tomar perspectiva de las cosas. Haciendo esto, vas a poder decidir qué cosas vas a permitir que continúen afectando tu vida y cuáles no.

Patrones de pensamiento derrotista


Las creencias negativas, como las presentadas anteriormente, te van dejando vulnerable a los siguientes patrones de pensamiento auto derrotista.

  • Pensamiento de todo o nada: “Soy un desastre total cuando mi desempeño no es perfecto”.
  • Ver sólo nubes negras: el desastre acecha y siempre está a la vuelta de la esquina. Por ejemplo, un simple detalle negativo, una mínima crítica, tiñe toda la realidad. “Me saqué una mala nota en un ramo, entonces no soy capaz de terminar la carrera”.
  • Maximizar lo negativo/minimizar lo positivo: Las cosas positivas no son tantas como las negativas. “Yo sé que gané en el juego, pero perder esta partida me hace sentir pésimo conmigo mismo”.
  • Tomar, sin cuestionarse, las emociones como una verdad: “Me siento feo, por lo tanto eso quiere decir que soy feo”.
  • Excesivo énfasis en el “debo”: estas frases son del tipo perfeccionista y se espera actuar en función de la opinión del resto, más que a partir de los propios deseos y necesidades. “Todos debieran tener claridad en la elección de la  carrera al llegar a la universidad. Yo no la tengo, por lo tanto, debe haber algo malo en mí”.
  • Etiquetado: Es un proceso simple y  a menudo transmite un sentimiento de culpa. “Soy un perdedor y ese es mi gran defecto”.
  • Dificultad en aceptar cumplidos: “¿Te gusta esta tenida? Yo siento creo que me hace ver gordo”.

Estrategias para desarrollar confianza


Enfatiza tus fortalezas: valora lo que eres capaz de lograr, recompénsate por tus logros, más que por lograr el resultado final. Céntrate en lo que puedes lograr, en vez de en lo que debieras lograr. Esto te ayudará a vivir dentro de los límites de tus propias dificultades.

  • Toma riesgos: ve los nuevos desafíos como oportunidades de crecimiento en vez de verlos en términos de ganar o perder. Esto te abre a nuevas posibilidades y puede aumentar tu sentido de aceptación de ti mismo. Si no lo haces, vas a ver cada nueva oportunidad como algo en lo que puedes fracasar e inhibir eventualmente, tu desarrollo personal.
  • Habla contigo mismo: Trata de encontrar las creencias negativas que tienes continuamente. Luego, di  a ti mismo “para” o “stop” y sustitúyelo por creencias más razonables. Por ejemplo, cuando te encuentras aspirando a la perfección, recuerda que no puedes hacer todo perfecto y que sólo es posible tratar de hacer las cosas bien. Esto te permitirá aceptarte mientras sigues luchando día a día por ser mejor.
  • Aprende a evaluarte: hacerlo te permitirá evitar la constante sensación de inquietud que tienes cuando dependes exclusivamente de la opinión de los demás. Céntrate en cómo te sientes acerca de tu comportamiento, trabajo, etc. Esto te dará un sentido más firme de ti mismo, evitando  depender siempre de lo que piensan otros.
  • Sentido del humor: Trata de desarrollar la habilidad de reír cada cierto tiempo, cuando cometes una “tontera” o algún error. Siente esto como parte de ser humano. El reír eventualmente te ayudará a mejorar la confianza en ti y la conexión con los que te rodean.
Traducido de “The Board of Trustees of the University of Illinois”, 2005

Si sientes que necesitas ayuda en este tema, consulta AQUÍ
La confianza en sí mismo

Unidad de Apoyo Psicológico